domingo, 23 de agosto de 2015

Diario de excavaciones. Valdeherrera, epílogo 2

Como ya sabéis los trabajos se han centrado en las ínsulas II y V. La Ínsula II la conocemos parcialmente ya que la mayor parte de ellas se encuentra en la finca colindante. Se trata de una ínsula porticada, por lo menos en su fachada sur. Los espacios descubiertos nos permiten establecer una función de almacén al modo de los horrea con espacios de similares dimensiones abiertos a un pasillo central, como se aprecia en la ortofotografía que presentamos y que corresponde a las campañas realizadas hasta octubre de 2014.
En la IX campaña hemos localizado otros espacios de planta cuadrangular pero orientados/abiertos a la calle sin que presenten una distribución de vivienda, más bien pensamos que pudiera ser la parte administrativa del horreum al que se accedía desde el este, con una estancia principal cuyas paredes estuvieron decoradas (únicamente se han conservado restos del zócalo decorado en negro y fragmentos de los alzados de color gris y crema, cuando se terminen de limpiar y de realizar las catas de color podremos ser más precisos. Se observa un importante expolio de materiales constructivos, han desaparecido la mayor parte de los zócalos realizados en bloques (sillares y sillarejos) de yeso alabastrino, que como es habitual fueron a parar, reutilizados, como coberteras de las tumbas islámicas. Se trata de una dinámica habitual: la ausencia de zócalos (únicamente podemos documental las zanjas abiertas para las cimentaciones de estos muros) avanzan la aparición de tumbas islámicas, algunas de las cuales incluso se colocaron en las mismas zanjas de cimentación si la orientación SE en la correcta (sobre esta maqbara musulmana podéis consultar el trabajo publicado en la revista Zephyrus 72: http://campus.usal.es/…/art…/view/zephyrus201372153171/11876).
De esta necrópolis hemos localizado tres nuevas tumbas, lo que hace un total de 98, una de las cuales hemos excavado (T.96), para completar el estudio antropológico, si bien los restos óseos (un niño de 8/10 años) se han hallado bastante degradados, conservándose principalmente los huesos largos y el cráneo muy fragmentado por la falta de solidificación de las suturas parietales.
Si bien no hemos podido delimitar la fachada oriental de la ínsula por modulación podemos decir que estás presente a poca más de 1 m de ampliación de la zona excavada, por otra parte esta calle, porticada en uno de sus lados, ya la conocemos en su vinculación con la Insula V.
Nos hemos encontrado con una ausencia total de contextos más allá de los típicos niveles superficiales. Los espacios los hemos encontrado “limpios”, pequeños clavos de hierro y poco más, presentando pavimentos a base de cal y yeso machacado, bastante bastos y muy degradados por las filtraciones de agua (nos momentos en un nivel que apenas alcanza los 80 cm de potencia) que los disuelve al presenta en su composición bastantes yesos. Si hemos podido documentar una superposición de pavimentos y reformas interiores en algunas de las estancias, aunque la falta de una visión completa de las estructuras impide una mejor compresión de estas fases y reformas que solo será posible en el momento en el que se complete la excavación de esta zona.(CSP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada