lunes, 22 de julio de 2013

Diario de las excavaciones. Bílbilis:día 7

Domingo. Continúa el descanso. Y hoy, desde la perspectiva, no nos queda más remedio que analizar el trabajo dela semana pasada.  Dejando a un lado las inclemencias del tiempo, la excavación no hace más que refrendar el caótico fin de Bilbilis. Expolio de materiales, la marmorización de la que tan orgulloso se sintieron en los siglos pasados convertida en cal. El Cardus Maximus que unía las termas y el foro y que su día debió ser frecuentada por el ínclito Marcial, despojadas de sus losas e invadida por construcciones. Una triste imagen de la altiva Bilbilis en su tiempo orgullosa capital de una región cuyo teatro competiría con el de la mismísima Caesauagusta, capital de Conventus, y siempre rival. Los material recuperados nos hablan de esta decadencia,a preciandose una reducción de vajillas procedentes de lejanos lugares o tan extendida y popularizad como las elaboradas en los alfares tritienses, frente a producciones locales o comarcales como las de Villarroya de la Sierra que las sustituyen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada